Salario mínimo bajo en Colombia

De   Junio 15, 2017

La organización Para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) propuso un incremento para el salario mínimo, es importante enfrentar este asunto desde el punto de vista de  una teoría económica, equidad y dignificación por el trabajo.

El salario mínimo en Colombia es muy bajo por lo tanto causa informalidad, inequidad  e ineficiencia, el salario mínimo en Colombia debería subirse cada año por encima de la inflación, subirlo de tal manera que termine con la injusticia en la remuneración del empleo, llevarlo a un nivel decente para los empleados colombianos  elevaría la formalidad, el crecimiento económico, la demanda y contribuiría con  un efecto tributario positivo.

Para el año anterior 2016 el alza del salario mínimo tuvo un aumento del siete por ciento lo que significó un aumento del 45.000 pesos,  mientras que para un congresista colombiano el alza del su salario  fue en 2.000.000 de pesos, una cifra que resulto escandalosa y que hoy por hoy todavía es asunto de críticas y protesta.

No se cuenta con una conexión institucional que es la que hace del salario mínimo un índice, al no contar con esta conexión la lucha social y sindical por subirlo resultara insuficiente , tan solo servirá para subir el salario de los congresistas y de la corte y hacer inflación contra la gente más pobre.

En análisis de hogares a nivel macro muestran una relación estrecha  entre salario mínimo bajo  y  desempleo, informalidad y baja productividad, en una familia de cuatro personas donde una trabaja y delega un salario de 737.000 pesos para poder tener la canasta familiar necesita realizar otras actividades paralela a su trabajo, esto sin tener en cuenta su salud  y productividad.

Muestras de inequidad son las arrojada por la economía colombiana en la actualidad,  por ejemplo: en Quibdó se visualiza un 18% de desempleados y en Agua Blanca en Cali con un 25%  de desempleados , Barrancabermeja  en Santander donde se precisa una crisis económica en la actualidad y con un 50% de informalidad laboral y 7.978 familias en extrema pobreza son muestras de una política económica   no muy clara frente a los ciudadanos colombianos , todo esto sin mencionar que la juventud que no tiene oportunidades en el mercado laboral colombiano resulta seducido por el micro tráfico y la extorción.

Un salario mínimo elevado a un nivel digno más robusto crea efectos positivos a la economía, eleva el crecimiento de la economía , reduce la informalidad, aumenta  la escolaridad y las oportunidades de una educación universitaria para los jóvenes, muchos economista seguramente no estarán de acuerdo con estas palabras , aunque es evidente que cuando se vive en barrios populares se visualiza la relación entre lo que significa un salario mínimo bajo y el nivel de vida, la inseguridad ciudadana entre otros factores.